EL CRIMEN DE LA CALLE FUENCARRAL

*
«El crimen ese la calles Fuencarral», de benedicto Pérez Galdós

María después los Ángeles Ayala

El lo mismo, similar año dentro de el que Jack los Destripador actuaba dentro de Londres, 1888, der madrileños se conmocionaban en vista de el descubrimiento del físico sin vida del Dña. Luciana Borcino, acontencimiento violento que alcanzar la ayuda de testimonios y declaración de acusados, vecinos, testigos, escritores y cronistas se convertirá en un crimen después leyenda, generador ese crónicas periodísticas, relatos novelados y juego cinematográficas1.

Tu lees esto: El crimen de la calle fuencarral

El cuerpo apuñalado y halfbacks quemado ese una acomodada viudas madrileña fue descubierto dentro la madrugada del 2 de julio de 1888, cuando los vecinos, al darse factura de ese por der balcones del 2º piso después la página de inicio n.° 109 de la calles de Fuencarral salía a denso humo, alertaron uno la autoridad competente. El juez D. Felipe Peña, acompañado de portero y doble guardias, entró en la vivienda, descubriendo el corporales apuñalado y a medio quemar de Luciana Borcino dentro de una alcoba y dentro la cocina, tendida dentro de el suelo, inconsciente, un su criada, Higinia Balaguer, a oms lado yacía narcotizado un perro.

Este acontencimiento ocupó ns portadas ese los principalmente periódicos del momento. El País, La Iberia, El Resumen, El Liberal, El Imparcial, El Correo, El Noticiero Universal, La Opinión, La Vanguardia, La Época, El Socialista, La correspondencia de España, La República, La vergüenza Ibérica, adelante otros muchos, recogieron en sus páginas después forma grande el violento hecho. Ns extrañas caso que rodearon al crimen y los contradictorias suposiciones encima su autoría transformarán al crimen del Fuencarral dentro una de las noticias hasta luego rentables en ~ el punto después vista conjuntiva para estos medios de comunicación que, de el 3 de julio de 1888 hasta la ejecución ese Higinia Balaguer, el dieciocho de julio ese 1890, vieron acrecentar el número de ejemplares vendidos. La popularidad después la porque podría explicar los interés después Galdós, ns escritor en la plenitud ese su madurez, un novelista consagrado, de este circunstancias criminal2.

No debemos olvidar, cuales obstante, que este suceso violento entronca claramente alcanzar una literatura después masas, popular, que ejercía gran atracción entre der lectores después momento. Lectores los estaban acostumbrados tanto a encontré reflejados dentro de las columnas del las «Crónicas de sucesos», «Causas célebres» o «Crónicas del Tribunales» después los periódicos la minuciosa descripción de razón judiciales3, qué las devoto a esclarecer los crimen de la nombre de la carretera Justa, el del Huerto del Francés, el después don Nilo, el del Vicente Verdier, los del capitales Sánchez, el del cura Galeote4, el después Dador o el ese la dama decapitada y sin manos ocurrido dentro Valencia, como relatos novelescos los tienen como tema radical la presentación, analizar y resolución de un crimen. Recordemos, entre otras muchas, las siguientes obras: Crímenes célebres españoles (1859), Crimen, venganza y expiación (1863), El sacamantecas (1881), El crimen ese Berzocana (1880), El crimen después la calles Moncada (1886), El crimen sacrílego (1884), Piedad, historia de una joven desgraciada (s.a.), El crimen de Halconero (1891), El crimen después «Las Lomas» (1893), El misterioso crimen ese Biar (1885), El crimen del Talabarte (1887)5.

Galdós, dentro las seis crónicas los envía entre el 19 de julio de 1888 y el treinta de mayo de año después al periódico gente argentina La Prensa6, va desgranando todo los proceso judicial, incluso sus propias intuiciones y deducciones, pues no se tengo que olvidar que ns escritor asistió alcanzan puntualidad a las sesiones de juicio y se entrevistó personalmente con la principal acusada, tal como él mismo confiesa dentro de la carta dirigida a su amigo Atilano Lamela el 9 de abril ese 1889: «He subvención a todo los juicio dental y pienso acudir a las sesiones ese faltan»7, ratificando su participación al juicio en la correspondía al veinte de mayo ese mismo año8 y dentro de la crónica fechada el treinta y uno de marzo ese 1888, en la que para asegurar a tu lectores argentinos lo siguiente: «He subvención a las cuatro vistas celebradas y pienso acudir a las restantes»9. También en la primero carta, la del nueve de abril, confiesa que «Con Higinia he habladas varias veces»10. Estamos, pues, en vista de una crónica dentro de la que Galdós como un periodista ese raza, indaga de su cuenta, busca respuestas al misterioso crimen y se entrevista con la propia acusada con luego de alcanzó la verdad. Cuales nos hallamos vía tanto en vista de la crónica aséptica después un acontencimiento cruento, sino ante el relato subjetivo de aquel cúmulo de caso que rodearon al misterioso crimen. Galdós de hecho cuales se detiene dentro de la descripción de atroz crimen, ni tampoco ofrece a sus lectores cosa noticioso sobre lo presenciado el day que la acusado es ajusticiada públicamente. Tu crónicas, que se deslizan entre der recursos propios de folletín y la novela negra11, se encaminan un ilustrar acerca las distintas hipótesis y desvelar la pista, aquel rastro del sangre en el contar de Galdós, que conduce uno la resolución ese caso, aunque ésta alguna parece satisfacer uno nadie, pues ese de además de un año ese diligencias, testimonios y versión distintas, Galdós, y buena parte del la declaración pública, cree que si bien la la frase se mar en la admisión de culpabilidad sostenida de la propia Higinia, ésta cuales había contar «toda la verdad»12.

De las seis crónicas para el crimen del Fuencarral analizaremos doble aspectos que, en ~ mi punto del vista, destacan en mayor medida: ns reflexiones personales que Galdós introduce acerca el acción y misión de la apretar y el analizar minucioso los realiza después la singular personalidad de la acusada13.

Al cita a la primordial acusada, Higinia, Galdós reitera en sus observación una serie ese rasgos que llaman su puño poderosamente. Los cronista analiza alcanzar minuciosidad su aspecto físico, oferta a sus lectores, a diferencia después lo que encontramos dentro de otros textos ese se hacen eco del crimen14, un extenso retrato del la principal acusada y dentro de el que se evidencia el influjo de las felicidades teorías antropológicas después la época15:

<...> es del complexión delicada, estatura airosa, tez finísima, hands bonitas, pies pequeños, shade blanco pálido, cabello negro. <...> el perfil resulta siniestro, después siendo ese ojos hermosos, la nariz perfecta con el corte ideal de la estatutaria clásica, el desarrollo excesivo del la mandíbula inferior destruye el buen efecto ese las demás facciones. La frente denominaciones pequeña y abovedada, la cápita de admirable configuración. Vista de perfil y pero de frente, resultado repulsiva. La boca pequeña y fruncida, los al cerrarse oprimida por la elevación después la quijada, alguna tiene ninguna de las muchas gracias propias del ello sexo. Están gracias hállanse en la cabeza de medio ambiente perfecta, en las sienes y dentro de el entrecejo, dentro los parietales mal cubiertos de delicados rizos negros. Ns frontal corresponde vía su desarrollando a la mandíbula inferior, y los ojos hundidos, negros, vivísimos cuando observa atenta, dormilones cuando está distraída, tienen algo del cuidado del pájaro rapiña16.

Galdós destaca dentro de este retrato algunos de der rasgos que hasta luego le fascinan del esta femenino que alternativamente va cambiando su testimonio, luego nada menos dará, a valorar que moverse la instrucción sumarial y el juicio oral, seis versión distintas para su participación dentro los hechos, en ~ la negación más absoluto en la misma elevándose el reconocimiento de su autoría, dentro de la los involucra dentro ella, en diferentes fechas, al hijo del la finada, artículo Vázquez Várela, conocido qué Varelita o El pollo Varela, al director de la cárcel Modelo, Millán Astray o a distintos delincuentes de entorno después hijo o ese ella misma, como Dolores Ávila, oms terminará ser condenada un dieciocho años después reclusión de su complicidad moral, aunque ella para siempre lo negara. Galdós cuales escatima palabras fuertes al referir a Higinia de sus actos violento le repugnan, de allí que alguno dude dentro calificarla, de ejemplo, de diabólica17 o ese tipo extraño y monstruoso18. Sin embargo, como a es diferente periodistas, lo primero que llama su atención es su serenidad, la impavidez, esa volumen de autodominio que manifiesta la acusada para evitar que su sido de aliente se altere pese a su peligro y angustiosa situación personal: «Higinia Balaguer fue dentro de los primeros me la figura saliente ese este trágico cuadro, mujer impasible, afectando o sintiendo quizá una impavidez inconcebible»19. Son de que tengo su correlato en la mención un la máscara dentro el retrato antes aludido, pues tras esta aparente serenidad propia de aquellos los tienen la percibido tranquila, se esconde, según indica Galdós, ns «monstruo de astucia y marrullería»20, dichos parece mover los hilos del drama según su conveniencia, acusando alternativamente a distintos cómplices, qué si ejecutase un destinadas trazado del antemano hasta ser «capaz de volver locos ns todos los jueces que dentro el planeta existen»21. Un Galdós, como bien novelista, le atrae singularmente esta volumen de fabulación ese Higinia, capaz de describir alcanzar todo lujo ese detalles, vía ejemplo, en su tercera versión, dentro de la que señala como autor material al hijo después la víctima, ese pormenores del asesinato. Galdós señalará a este respecto lo siguiente:

La explicación que hacer Higinia de los pormenores de asesinato son de tal naturaleza revelan ns tan alto grado de perversión, que la conciencia humano repugnaba ns admitirlos. Semeja que tanta maldad alguno cabe en lo posible. La serenidad y aplomo alcanzan que ns asesino, después de suprimir la vida a la infortunada doña Luciana, dispuso lo esenciales para pegar en llamas al cadáver alcanzan petróleo, a disolver de borrar ns huellas de su atroz delito, revelan ns corazón qué es más duro y empedernido, ns monstruo sin caso ni precedente, si conforme a la declarar de Higinia, ns asesino eliminar el hijo ese la víctima, un joven ese veintitrés años22.

Descripción que alguna impedirá a Higinia relatar la a nueva versión de hecho si le interese, como sucede aparte de eso cuando denuncia a Dolores Ávila como autora ese asesinato, dichos describe cómo esta la hirió en el pecho, de qué manera se hace con el botín y cómo, bajo amenazas, le fuerza a encubrirla23. Galdós completó los retrato después Higinia alcanzar el dibujo ese su cabeza. Dentro ambos, dentro de el literario y dentro de el pictórico, reflejos el frontal abultado después la misma qué señal inequívoca, según las teorías del Gall, del su más alto inteligencia. Galdós es convencido de que, pese a su nula educación, Higinia cuales sabía leer ni escribir, ésta posee esa volumen en sumno grado, pues desde su punto del vista, todo este cambié de ejecuciones obedece a una estratégico planificada por adelantado para crea dudas y mantener el crimen dentro el más puro misterio y dentro de la mayor oscuridad. Galdós se sorprende de su actitud, ese su puesta dentro de escena al encontrarse ante la autoridad, de ahí que apunte lo siguiente: «Esta femeninas dotada después gran serenidad, contesta alcanzar la sonrisa en los labios a las preguntas de juez, y cuando se ve comprometida vía la ambigüedad de sus respuestas, se encierra en discreto silencio»24. Galdós, dentro páginas posteriores, si refiere ns nuevas declaraciones de la acusada, insiste en este aspecto:

No vacila un momento dentro lo ese dice: conductor muy estudiado su papel, contesta alcanzan extraordinaria confidenciales a los preguntas, cuya intención penetra al instante; alguno se turba jamás; toda lo predicho y uno todos los argumentos combinación un argumento que oponer; sabe manifestar aflicción cuándo la aflicción le conviene, y la frialdad cuando esta denominaciones útil un su defensa. Se expresa alcanzar exactitud de frase25.

Capacidad de fabulación y dominio ese la expresión que se complementan alcanzan la «soltura después su mímica, digna después una consumada actriz»26. Cuales es extraño los Galdós se interese por ser mujer los ofrece un personaje psicológico digno del figurar en un relato novelesco27, como no es extraño que el crimen le interesara, pues dentro este situación la novela supera la realidad, a esa verdad, que, a pesar del tiempo empleado, cuales llega un vislumbrarse por completa desdibujada por las fabulaciones después la propia acusada, der testimonios contradictorios y la declarar pública dividida a la hora de identificar al escritor material del crimen. Esta juego entre distintas versiones o verdades a medias y el personaje complejo del Higinia parecen patrón extraordinariamente al escritor.

Ver más: Salidas De Derecho Mejor Pagadas En México, 7 Áreas Del Derecho Mejor Pagadas

Galdós un lo largo de las seis crónicas va reflexionando sobre el emoción que dentro de el sumario y dentro de la paisaje oral una práctica la prensa. Cuales olvidemos, dentro primer lugar, la enormemente repercusión de crimen. El propio Galdós se referirá a apellido al bocadillo de su primera crónica:

Estamos hoy dia los españoles bajo la pertinente de uno signo trágico. Der grandes crímenes menudean. Dentro vano se buscarían dentro de la prensa acontecimientos políticos o literarios. Ese periódicos llenan ns columnas alcanzan relatos ese crimen después la calles de Fuencarral, del crimen de Valencia, del crimen del Málaga, der reporters y noticieros, dentro vez ese pasarse la vida dentro de el salón después conferencias, visitan los juzgados a todo el mundo horas, acometen a los curiales atosigándoles un preguntas, y alcanzar los vergüenza que adquieren, construir luego la historia más o menos que fantaseada y novelesca de espantoso drama28.

Expectación ns la que se referirá en sus crónicas dentro numerosas ocasiones. Recordemos, vía ejemplo, que si ya ha trascurrido un mes del violento suceso, confesará a sus lectores argentinos los «continúa la apretar consagrada prácticamente exclusivamente a esclarecer las oscuridades ese este espantoso crimen»29, o si ocho meses hasta luego tarde, en la crónica fechada el treinta y uno de marzo ese 1888, reitera la regalo de la causa:

Toda la apretar asiste al acción , disponiendo de comodidades para hacer los extractos, que el público devora vía la noche y ns la mañana siguiente, pues ns interés de este proceso no ha disminuido en los ocho meses transcurridos y se halla asi que vivo como en ese días los siguieron a la perpetración ese crimen30.

Tampoco debemos obviar, dentro de segundo lugar, los consecuencias políticas derivadas del caso, sobre todo a raíz de que Higinia involucrase al hijo de la víctima y al director de la Cárcel Modelo, Millán Astray, como encubridor del asesinato. Higinia dentro su tercera comparecencia ante el juez, cuales duda en señalar a joe Vázquez Varela, El conceder Varela, hombre alcanzan antecedentes delictivos, juerguista y gastador, de haber salido del la cárcel dentro la que ser recluido por haber robado la a capa, y reembolso a la misma tras dame muerte dentro de compañía después Evaristo Medero y Enrique Lossa uno su propia madre, supuestamente alcanzar la connivencia del su director. Los escándalo fue ~ servido, ya que el juez decretó el procesamiento y prisión sin fianza a ~ Millán Astray, amigo y protegido después Montero Ríos, aislacionismo​ del Tribunal excelente en aquellos fechas. Las especulativo se recrudecieron si La corresponden de España informó del las entrevistas de Montero Ríos alcanzar Manuel Alonso Martínez, titular de benefactor y justicia y alcanzan el propio condenado instructor después la causa. La prensa republicana aprovechó las situación para arremeter contrario la capa política y puso en duda la independencia ese la justicia, pues desde El País, El Liberal, El Día y La Correspondencia, adelante otros, se insinuaba los interés del las altas esferas vía salvar al hijo ese la víctima, involucrando ns políticos como Moret, Sagasta, Millán, Montero Ríos o Alonso Martínez dentro de la conspiración31. Las dudas acerca la independencia ese la justicia, aireadas vía la prensa, propiciaron los el nueve de agosto de mil ochocientos ochenta y ocho una treintena después directores o representantes después periódicos tomasen la decisión, como representantes después la soberanía popular, después personarse como acusación pública, probabilidad que recogía el artículo segundo del la ley de Enjuiciamiento Criminal después 187232 y ratificada en la promulgada dentro de 1882, elementos que, curiosamente, lo dio promovido los propio Eugenio Montero Ríos. Los acontecimiento era excepcional: vía primera vez en España se va uno ejercer la trabaja Popular, siendo Joaquín Ruiz Jiménez, director ese La Regencia, ns encargado ese representar ns la prensa dentro el juez oral33. Ns sesiones después mismo empezar el veintiseis de en marzo de mil ochocientos ochenta y nueve en un entorno de estupendo tensión y hostilidad hacia la movimiento popular, pues der magistrados y defensor de Varela y Millán Astray sospechaban que el interés del la prensa alguno era tanto el después esclarecer la verdad qué el de aumentar la tirada después los periódicos34, ese hecho, sabemos, por ejemplo, que El Liberal llegó a con una tirada de setenta y cuatro mil ejemplares por aquel tiempo35.

Al sagaz pérez Galdós alguno se le escapó el giro que experimentar la prensa, especialmente, comienzo este crimen. Una prensa que alguna se límite a informar, de lo contrario que además de esto de agarra parte positivo en la acusación, alimenta ns interés ese sus lectores, pues ofrece todos tipo del pormenores, airea la vida de los acusados y entrevista a cuales sujeto que quizás ofrecerle los menor dato o comentario, no tener olvidar dentro momento alguno dirigir sus ataques y diatribas contrario el gobierno, la administrador de la judicial o al sistema bordillo y señalar los lacras morales de los campo sociales influyentes dentro de sus editoriales. El tratamiento sensacionalista de asesinato se impone y ese ejemplares desaparecen todos las manos del unos individuales que, sin diferenciación de clase social, semejan ávidos de conocer los pormenores del juicio oral. Galdós ya dentro la primera carta que dirección al director de La Prensa, 19 de julio del 1888, da cuenta del protagonismo después la prensa dentro el esclarecimiento después asesinato de la viuda ese Varela, están viniendo a señalar los «no denominaciones aventurado hablar que los adelantos dentro el proceso estaban debidos un la insistencia alcanzan que la declaración pública por conducto del la prensa ha señalado el sendero a la verdad»36.

Galdós alguna desconoce que estupendo parte después los cifras aparecidos dentro de las tiro al arco de der periódicos alguno son utilizables dentro el juicio, aunque, en medio del esa confusión, vayan apareciendo otros después interés, qué los testimonio del individuos que solamente fe de que ns joven Vázquez Valera salía y entraba de la cárcel alcanzan normalidad dentro de fechas próximas al asesinato. Sin embargo, Galdós, a la medida que se desarrollan der acontecimientos, se distancia del cariz que toman ns campañas periodísticas, pues en ~ su punto después vista «lo peor después esto es la viciosa tendencia a entremezclar la política alcanzan la justicia, atribuya frecuente dentro de la prensa, exigiendo responsabilidades a quien alguna las tiene»37. Galdós lamenta la irresponsabilidad de qué periódicos que, o está bien por ignorancia o bien alcanzan aviesa intencionalidad, orientan al público cara un identificar culpable. Galdós diferenciar dos ajustes en la prensa, habla de periódicos «sensatos» y también «insensatos» sin citar sus nombre concretos, todavía poniendo en evidencia sus correspondiente comportamientos:

El auxilio de la prensa eso eficacísimo sí se contrae un allegar vergüenza y artículo varios para los descubrimiento de la verdad. Aun me parece deplorable la campaña de qué periódicos ese han hecho una reconstrucción arbitraria del crimen y a ellas se atienen, cuales admitiendo no desfavorable uno su tesis, y acogiendo alcanzar demasiado calor cuantos cotilleos y denuncias anónimas puede ser ~ dar aparente efectivo al estándar que se ellos tienen impuesto.

Para estos diarios, el asesino eliminar Varela, y alguna hay quien apellido convenza del lo contrario. Persiguen con verdadera saña todos los indicios ese perjudican al hijo de la infortunada viudas y anotado prolijamente todos los vergonzosos elevar de su vida escandalosa. Etc periódicos, hasta luego sensatos, sin prejuzgar nada y fiando dentro que el condenación ha de presentar los hechos completa esclarecidos, no tratan después ennegrecer la pequeñas simpática conformada del hijo de doña Luciana Borcino. Entre unos y otro órganos ese la prensa se cruzan frases lindo duras acusando esta a aquellos del que quieren disputar al verdugo su odioso papel38.

Galdós, sin obviar ese la administran de la judicial puede vestir lamentables errores, manifiesta su confianza personal en la justicia, en la profesionalidad del convictos que instruye la causa, oms sumario eso concluido si «las diarias denuncias de algo más periódicos no exigieran el llamamiento del nuevos testigos y la adición de nuevas fragmento al ya voluminoso proceso»39. Aunque Galdós no cita nombrarlos alguno, se se refiere a al protagonismo obtener por periódicos como El Liberal, El Resumen, El País o El Socialista, ese denominados como insensatos40. Una prensa «que se revuelve airada contrario la justicia histórica, censura todos sus actos, recusa todos der testimonios y alguna admite qué es más prueba que la que le conviene»41. Galdós se sitúa más próximo un la postura ese los llamadas periódicos sensatos -La correspondencia de España, La Época, El Globo...-, aquellos los respetan ns diligencias práctica por judicial y se limitan ns informar a su lectores de ellas. Incluso, pone dentro duda la eficacia ese que la apretar ejerza la acción popular cuándo ya el sumario ~ ~ concluido, después la causa se juzgará dentro una vista pública y oral, proceso que, son de su punto de vista, garantías que la verdad alguno pueda oveja manipulada o amañada, especialmente en un circunstancias como este dentro el que los guardia de los cuatro acusados42 buscarán, alcanzan el terminar de asistir eficazmente a su clientes, ns esclarecimiento después los cifras contrastando prueba y testimonios.

Si en un primer instantes Galdós reconoce los la prensa impulsó la instrucción ese proceso, «ayudando a los jueces, arrojando toda la iluminación posible encima el hecho nebuloso, recibiendo ese público datos, antecedentes, noticias; procurando indagar la pista ese los criminales»43, a valorar que se desarrollan ese acontecimientos, me muestro su malestar en vista de aquellos periódicos que pretenden convertirse en jueces y fiscales, exponiéndose a dar graves injusticias al anticipar una sentencia si todavía cuales ha concluido la causa principal o se carece de datos suficientes. Galdós lamenta la politización después la causa, convertir en mero pretexto a ~ motejar y rebajar ns prestigio después la justicia histórica, persuadidos sus detractores de que dentro de su descrédito arrastrará ns los el resto poderes del Estado44. Galdós alcanzar lucidez se aparta de estas posturas radicales, luego si bien admite que los sistema prisión deja mucho que desear45 y que ns procedimiento judicial denominada mejorable, le semeja peligrosísimo que son de las páginas del los periódicos se inculque la opinión «de ese la propiedad, la determinación y los honor ese los ciudadano están a merced después una curia viciada y perezosa, que no persigue un los criminales y en ocasiones les ampara»46. Galdós rechaza la parcialidad del la los ha hecho gala este tipo del prensa insensata, pues son de su atalaya privilegio o bien alimenta el sensacionalismo a ~ hacer más lucrativo los negocio editorial o bien se erige dentro guía e inspiradora ese unas conclusiones determinadas, usurpando «la facultad después sentenciar uno quien combinación de la compañía el encargo del hacerlo»47.

Ver más: Pruebas Pcr Para Viajar Entre Comunidades O Al Extranjero, ¿Hace Falta Pcr Dentro De España

La postura ese Galdós denominada clara, luego si por un lado reconoce la labor lo abrí por der periodistas, por otras critica der excesos después una apretar sensacionalista que pretende metido en solfa un políticos y también instituciones ese Estado. Hacía Galdós, la prensa cumplirá satisfactoriamente su emoción si evita dar al público versiones alteradas, incompletas o fantásticas que lleven un extraviar la opinión pública o entorpezcan la acción de la justicia. Eliminar evidente que aquellos condiciones alguna se dieron dentro esta porque criminal, después manera que los escritor, aunque alguno dude después que Higinia está dentro culpable, muestre su personal preocupación, la convicción después que la verdad, todo el mundo la realmente de lo ocurrido, cuales ha continuar ~ desvelada dentro de el juicio, a pesar de los qué es más de seiscientos testigos que son llamados para asentarse este misterioso caso, de por ahí que concluya su última crónica prometiendo a tu lectores bonaerenses dar cuenta de cualquier información ese pudiera dar nueva encendiendo al crimen del la calles de Fuencarral, un suceso violento que deja a nuestro escritor reflexionar para un tema muy grato a ~ él: la dificultad del deslindar la realidad del lo que estaban meras apariencias, todos lo pretendía y lo verdadero, y deliberar sobre algunas después las cuestiones morales ese la compañía del momento combinan planteadas, tales qué la conformidad del modo penitenciario, el sistema penal, la justicia o los papel después la prensa.